Las kúdyi son tejidos en palma de cumare y moriche, que se amarraban a las piernas y tobillos de las mujeres, y piernas y muñecas de los hombres. Anteriormente, su uso se consideraba un adorno asociado a la identidad y a la belleza, además de un objeto-materia para dar fuerza a los músculos de las articulaciones.

De acuerdo a un relato, las mujeres aprendieron a tejer las kúdyi cuando vivían en el mundo de abajo, a partir de las fibras que se sacaban de la hoja de la bromelia, denominada máwí por los nükak, y con la hoja del cogollo de la palma de cumare, wamni. Así, cuando salieron del hueco de la tierra que cavó Machoroko para que los nükak salieran a este nivel del mundo, ya tenían los conocimientos relacionados con el tejido de las kúdyi. (5)

Kúdyis tejidas por Nunigma Joonide

Querido páramo, en tu beso con las nubes lleva lluvia hasta la selva para que las bromelias, el moriche y la palma de cumare crezcan, para que las niñas y las mayores de Machoroko sobrevivan, para que su tejido nos siga dando la fuerza.

Los Nükak perciben la estructura del cosmos como tres mundos o niveles superpuestos que se interrelacionan. En el mundo de abajo, bak, habitan otras gentes que también viven como los Nükak. Entre ellas están los ancestros de los Nükak, ya sean los ancestros humanos que optaron por permanecer en bak y no acompañar a sus parientes en la travesía del poblamiento mítico de yee ‘nuestro mundo’ o los espíritus borekakü * de los parientes muertos. Las gentes de bak visitan nuestro mundo, pero los humanos las percibimos como animales tapir (Tapirus terrestres)

 

[...] Esta gente, al igual que la gente del mundo de arriba, acompaña y ayuda a sus parientes humanos y a los afines que corresiden con dichos parientes. Una de estas ayudas es la fecundación de los principales árboles y palmas de los que se alimentan los Nükak: el milpeso, el laurel y el moriche (Mauritia flexuosa (Palmae)).


Así, cuando los takueyi y otras gentes del cosmos, del mundo de arriba, preparan las bebidas de algunos frutos, estos residuos caen al suelo, traspasan el nivel de su mundo y fertilizan a sus respectivas especies en nuestro mundo. Asimismo, cuando las mujeres del mundo de arriba tejen pulseras, las fibras que caen se transforman en los frutos de diferentes tipos de guamas (variedades de Inga sp.).

* Al morir un Nükak su espíritu se divide en tres partes, el mik baka que se dirige a jea, el némep que permanece en yee y el borekäkü que baja a bak. (Franky, 2011) (3)

ARCHIVO FOTOGRÁFICO

VISITA AL PÁRAMO EL VERJÓN - MATARREDONDA. 4 /10 /2020